Bitácora de viaje: Entrada 3, “Parada en la Economía de la empresa”

Imagen por GarryKillian

En los negocios, en la empresa (sea esta una megaempresa multinacional, una mediana, una pequeña o sólo un emprendimiento económico personal) se habla del lenguaje económico, el lenguaje del dinero. Por ellos la mayoría de las deicsiones empresariales requieren la utilización de datos financieros y contables.

Realizaremos un recorrido a través de los conceptos vinculados a la economía de la empresa y los proyectos de inversión.

Conceptos generales.

El resultado.

Los primeros conceptos de contabilidad que debemos comprender son los de ingreso, pérdida y resultado.

ConceptoCaracterística
IngresoSon consecuencia de las ventas realizadas a los clientes y otros conceptos.
La empresa puede generarlos a través de la venta de productos o servicio.
Otros ejemplos: ingresos obtenidos por venta o alquiler de terrenos, intereses obtenidos por inversiones, etc.
Gasto
Son consecuencia de que la empresa realice actividades para lograr sus objetivos.
Por ejemplo: consumo de materiales, salarios, gastos financieros, etc.

El resultado es la diferencia entre ambos conceptos:

Imagen 1. Resultados positivos vs negativos.

Amortizaciones.

Imagen 2. Amortizaciones. ¡Click!

La amortización se calcula normalmente con el método lineal. Este método consiste en repartir el valor amortizable entre los años de vida útil del bien, de manera que cada ejercicio amortizamos lo mismo:

Imagen 3. Costo anual de amortización.

Cuadro de pérdidas y ganancias de una empresa.

La cuenta de pérdidas y ganancias, que también recibe la denominación de cuenta de resultados (o estado de resultados) tiene normalmente el formato siguiente :

Imagen 4. Cuadro de pérdidas y ganancias.

Donde se tiene lo siguiente:

ConceptoDescripción
Ventas netasIngresos obtenidos por la empresa durante el ejercicio, menos los descuentos aplicados y sin contar el IVA repercutido a los clientes.
Materiales consumidosValor del consumo de materiales .
Otros ingresos de explotación Por ejemplo, subvenciones recibidas para cubrir determinados gastos, los ingresos obtenidos por el alquiler de alguna propiedad de la empresa.
Gastos de personalLos salarios pagados y los pagos a la seguridad social.
Otros gastos de explotación En este apartado figurarán los tributos, gastos por arrendamientos, transportes, primas de seguros, etc.
Amortizaciones Será la suma de las cuotas de amortización de los elementos que son susceptibles de desgaste por el paso del tiempo o por el uso.
Gastos e ingresos financieros Incluye los gastos por intereses pagados a los bancos u otras entidades financieras, así como los ingresos por intereses de inversiones realizadas por la empresa.
Impuesto de sociedades Es el impuesto que grava el beneficio obtenido por la empresa

Gestión de tesorería.

Importancia de la gestión de tesorería.

Podemos explicar la importancio de la gestión de tesorería en una empresa con la siguiente imagen:

Imagen 5. Importancia de la gestión de tesorería.

La tesorería es el efectivo que tiene la empresa disponible para poder hacer frente a los pagos que debe realizar.

Desde una perspectiva económico-financiera, el éxito de una empresa se mide en relación a los beneficios y a la tesorería que es capaz de generar. De ahí la importancia de la gestión de la tesorería de la empresa.

Imagen 6. Saldo de tesorería.

Flujo de caja.

Imagen 7. Flujo de caja.

Entre las diferentes actividades que realiza la empresa cabe destacar las de explotación, que son aquellas actividades que están relacionadas con la actividad principal de la empresa.

Al dinero que genera la empresa por las actividades de explotación se le denomina flujo de caja o cash flow.

El flujo de caja puede calcularse de varias formas, veremos dos de ellas

Flujo de caja financiero.

Se obtiene por diferencia entre los cobros de explotación y los pagos de explotación.

Imagen 8. Flujo de caja financiero.

Flujo de caja económico.

Se obtiene sumando al beneficio neto aquellos gastos que no se pagan, como, por ejemplo, las amortizaciones, ya que son un gasto que no representa una salida de tesorería.

Imagen 9. Flujo de caja económico.

El flujo de caja financiero y el económico normalmente no coinciden salvo que la empresa cobre todas sus ventas y pague todas sus deudas de explotación al contado.

Ambos conceptos son muy útiles para diagnosticar la capacidad de la empresa para hacer frente al pago de sus deudas

Estado de flujos de efectivo,

Imagen 10. Estado de flujos de efectivo.

El estado de flujos de efectivo informa no solo de las actividades de explotación sino también de las actividades de inversión y financiación, con lo que aporta una información más completa sobre la capacidad de generación de efectivo y sobre las necesidades de liquidez.

Una versión simplificada del estado de flujos de efectivo es la siguiente:

ConceptoMonto
A) Flujos de efectivo de las actividades de explotación
1. Resultado del ejercicio (año 2)
2. Ajustes del resultado (gastos que no se pagan)
Amortización del inmovilizado ( + )
3. Flujos de efectivo de las actividades de explotación (1 + 2)
B) Flujos de efectivo de las actividades de inversión
4. Pagos por inversiones ( – )
5. Cobros por desinversiones ( + )
6. Flujos de efectivo de las actividades de inversión (5 – 4)
C) Flujos de efectivo de las actividades de financiación
7. Pagos por reembolso de financiación ( – )
8. Cobros por obtención de financiación ( + )
9. Flujos de efectivo de las actividades de financiación (8 – 7)
Flujo total de efectivo (3 + 6 +9)

Balance general.

El balance de situación (también denominado balance general)

El balance de situación (también denominado balance general) es un estado contable que recoge los bienes, derechos y obligaciones de una empresa, así como las aportaciones de los socios. Es un documento que informa de la situación patrimonial de la empresa.

El balance consta de tres partes:

  • Activo: bienes (inmuebles, máquinas, existencias, etc.) y derechos (deudas de clientes, saldos en cuentas bancarias, etc.)
  • Pasivo: deudas con terceros (préstamos bancarios, deudas con proveedores, impuestos pendientes de pago, etc.), que pueden ser a corto plazo (con vencimiento hasta un año) o a largo plazo (con vencimiento a más de un año).
  • Patrimonio neto: es la diferencia entre el activo y el pasivo. Inlcuye las aportaciones de los socios (capital social) entre otros conceptos. También se suele denominar fondos o recursos propios.

El balance de situación se presenta como sigue:

Imagen 11. Balance general.

El activo representa en qué ha invertido la empresa; y el pasivo y patrimonio neto representan de dónde han salido los fondos para financiar estas inversiones.

El balance de situación siempre presenta las siguientes características:

  • Se expresa en unidades monetarias
  • Siempre se cumple la igualdad:
    • Activo = Patrimonio neto + Pasivo
  • Se refiere a una fecha determinada

Ordenación del balance.

Para ordenar los conceptos que aparecen dentro del activo se sigue el criterio de liquidez (el orden que se utiliza es de menor a mayor).

La liquidez mide la facilidad que tienen los diferentes elementos para convertirse en dinero.

Por ejemplo, el dinero en metálico es el bien más liquido que hay. En cambio, unos terrenos o un edificio son menos liquidos ya que para conseguir transformarlos en dinero es preciso realizar una transacción de compraventa o alquiler y estas operaciones requieren un tiempo para llevarse a cabo.

En relación al patrimonio neto y pasivo, el criterio que se utiliza habitualmente es el de la exigibilidad. Las partidas que aparecen en el patrimonio neto y pasivo (proveedores, acreedores a corto plazo, etc.) se ordenarán de menor a mayor exigibilidad. El capital social, que representa los aportes de los socios, es la partida con una exigibilidad menor. En cambio, la deuda con proveedores es una partida con una exigibilidad mayor ya que normalmente las condiciones de pago suelen ser a corto plazo (menos de un año).

Imagen 12. Ordenación del balance general.

Análisis patrimonial y financiero.

El análisis patrimonial y financiero se realiza a partir del análisis del balance de la situación. Permite obtener un diagnóstico de la situación patrimonial (endeudamiento y capitalización) y financiera (solvencia a corto plazo, gestión de plazos de cobro y pago y gestión de los activos) de la empresa.

Endeudamiento.

Una de las formas de financiarse que posee la empresa es a través de la financiación ajena. Al analizar el nivel de endeudamiento se comprueba por un lado el nivel de deuda y por el otro, la calidad de ésta. La deuda es de mayor calidad cuando es a largo plazo. A través de este análisis podemos saber si la empresa tiene un adecuado nivel de deuda, la calidad de la misma y la capacidad para asumir más deuda. Para ello, analizamos:

  • Balances en porcentajes
  • Ratios
  • Estado de flujos de efectivo
  • Relación de los préstamos que tiene vigentes la empresa ordenados por vencimiento, costes y garantías concedidas.

Balances en porcentajes.

Es conveniente calcular el balance en porcentajes para comprobar cuál es el peso de cada partida respecto al total del activo. Para ello, es necesario tener las diferentes partidas del balance agrupadas tal y como se muestra en la siguiente tabla:

Activou.m.%Patrimonio neto y pasivou.m.%
Activo no corriente50050%Patrimonio neto30030%
Activo corriente50050$Pasivo no corriente15015%
Existencias
20020%Pasivo corriente55055%
Realizable20020% Préstamos25025%
Disponible10010% Proveedores30030$
Total activo1000100%Total patrimonio neto y pasivo1000100%

Lo primero que podemos comprobar es si el pasivo (la suma de pasivo corriente y pasivo no corriente) representa entre un 50% y un 60% del total patrimonio neto y pasivo. Un porcentaje superior de deuda implicaría que la empresa está excesivamente endeudada.

En el balance de situación de la figura, se observa que la deuda (suma de pasivo corriente y pasivo no corriente) es de un 70%, por lo que está por encima de los valores que se consideran óptimos (que se sitúan alrededor del 50% o 60% del balance).

Ratios.

Imagen 13. Concepto de ratios.

Los valores óptimos que se propondrán en los apartados siguientes deben tomarse con precaución ya que el valor óptimo de cada empresa estará en función de las características de la misma y de otros factores como el sector en el que opera.

Los ratios más usados son los que se muestran en la siguiente figura.

Imagen 14. Ratios de endeudamiento, de calidad de deuda, y de capacidad de devolución

Solvencia a corto plazo.

La solvencia es la capacidad que tiene la empresa para atender las deudas a corto plazo. Las técnicas que se pueden utilizar para evaluar la solvencia a corto plazo son:

  • Balances en porcentajes
  • Ratios: para los cuales se mostrados en la siguiente figura.
Imagen 15. Ratios de liquidez, de tesorería y prueba del ácido.

Gestión de pagos y cobros.

La política de la empresa en relación a la gestión de pagos y cobros es muy importante. Cobrar antes de los clientes implica disponer de unos fondos que permitirán hacer frente a las deudas a corto plazo y pagar más tarde a los proveedores implica disponer de una financiación.

Las técnicas que pueden utilizar para llevar a cabo un análisis de la gestión de cobros y pagos son:

  • Ratios: Mostrados en la figura siguiente:
Imagen 16. Plazos de cobro, de pago y financiación de clientes por proveedores.
  • Cuadro donde figuren los saldos de clientes con sus vencimientos separando los vencidos de los que están pendientes de vencer.
Imagen 17. Saldos de clientes.

Ciclo de maduración y ciclo de caja.

TipoCaracterísticas
Ciclo de maduraciónPlazo (días) desde que se compra la materia prima hasta que se cobra al cliente
Ciclo de cajaSe obtiene al restar del ciclo de maduración, el plazo de pago a proveedores

Las empresas comerciales, como no tienen proceso de producción, presentan un ciclo de maduración muy corto. Los supermercados, por ejemplo, tienen un ciclo de maduración de unos pocos días porque, además, en este tipo de empresa, el cobro del cliente es al contado. En las empresas industriales, en cambio, el ciclo de maduración es mucho más largo.

Gestión de activos.

Los ratios utilizados para la gestión de activos son los siguientes:

Rotación del activo no corriente.

Este ratio informa de las ventas que se generan en relación con la inversión en activo no corriente:

Imagen 19. Rotación del activo no corriente.

Lo óptimo es que el valor de este ratio sea elevado y que vaya aumentando con el paso del tiempo. Así, la empresa cada vez hace un uso más eficiente de sus activos no corrientes… Si el valor de este activo disminuye con el paso del tiempo puede ser debido a que se está produciendo una infrautilización de los activos no corrientes. En estos casos, la empresa deberá vender activo no corriente, aumentar las ventas o mejorar la eficiencia en el uso de los activos no corrientes.

Rotación del activo corriente.

Este ratio nos informa del rendimiento que se está obteniendo del activo corriente:

Imagen 20. Rotación del activo corriente.

Lo óptimo es que el valor de este ratio sea elevado y que vaya aumentando con el paso del tiempo. La interpretación de este ratio es la misma que en el caso anterior, pero referido al activo corriente.

Rotación de existencias.

Este ratio informa del rendimiento que se está obteniendo de la inversión en existencias:

Imagen 21. Rotación de existencias.

Lo óptimo es que el valor de este ratio sea elevado y que vaya aumentando con el paso del tiempo. La interpretación de este ratio es la misma que en los casos anteriores pero en relación a las existencias.

Punto de equilibrio.

Cuando una empresa utiliza el sistema de costes variables puede calcular el denominado punto de equilibrio.

Imagen 22. Concepto de punto de equilibrio.

Para calcular el punto de equilibrio se dividen los costes de la empresa entre fijos y variables y se utiliza la fórmula siguiente:

Imagen 23. Cálculo del punto de equilibrio.

Presentaremos un ejemplo de este cálculo: Suponer una empresas que tiene para un determinado periodo unos costes fijos de 500 u.m. y los costes variables son del 60% sobre las ventas:

Imagen 24. Cálculo del punto de equilibrio.

El punto de equilibrio se basa en los supuestos siguientes:

  • Es un análisis a corto plazo, porque tiene su origen en la distinción entre costes fijos y variables (a largo plazo, todos los costes son variables)
  • Se hace para un determinado nivel de actividad
  • El precio de venta es constante
  • Los costes fijos permanecen constantes en el rango de actividad que se está estudiando
  • Los costes variables son fijos a nivel unitario, o sea, son fijos por unidad de producto.

En los casos en que estos supuestos no se ajusten a la realidad, el análisis del punto de equilibrio pierde fiabilidad.

Gráficamente, el punto de equilibrio es la intersección entre las funciones de “Costo de las ventas” e “Importe de las ventas”:

Imagen 25. Representación gráfica del punto de equilibrio.

Utilidad del punto de equilibrio.

Además de ser útil para conocer el punto a partir del cual la empresa no pierde dinero, el punto de equilibrio es un indicador para la toma de decisiones.

Los resultados obtenidos del cálculo del punto de equilibrio, pueden proyectar tres posibles resultados globales; el Punto de Equilibrio (PE) en monto, en porcentaje o en unidades. Todos ellos, dependiendo de lo que se desea conocer, son una importante herramienta en la toma de decisiones. Pero aún más relevante que conocer de manera general cual es el punto de equilibrio económico para que la empresa no gane ni pierda, lo es este mismo análisis, pero aplicado con mucho más rigor y complejidad, refiriéndose a la determinación de esta información estratégica de manera detallada.

El punto de equilibrio financiero, puede determinarse tan minuciosamente como sea conveniente, de manera que la empresa en un mismo reporte podrá conocer la utilidad marginal de cada una de sus líneas de producto o inclusive determinar con alta precisión el punto de equilibrio de cada uno de los productos de su negocio.

El punto de equilibrio financiero, puede determinarse tan minuciosamente como sea conveniente, de manera que la empresa en un mismo reporte podrá conocer la utilidad marginal de cada una de sus líneas de producto o inclusive determinar con alta precisión el punto de equilibrio de cada uno de los productos de su negocio.

Toma de decisiones económicas.

Inversiones.

Una inversión es cualquier erogación de capital con la intención de obtener un retorno en el futuro que pague la inversión original y genere una utilidad adicional.

Las decisiones de inversión se realizan con la expectativa de obtener resultados en un futuro lejano. Es así que, por lo general, las decisiones de inversión, se vinculan generalmente con activos fijos, es decir erogaciones en la compra de bienes tangibles (edificios, instalaciones, maquinarias, etc.) con la esperanza de obtener futuros flujos de fondos positivos para repagar la inversión inicial y obtener un “adicional”.

Sin embargo, dentro de la denominación de inversión también podrían incluirse casos de decisiones de erogación en “no tangibles”. Las inversiones en capacitación de personal o publicidad para penetrar en nuevos mercados son ejemplos de este tipo de inversiones “no tangibles” que, sin embargo, se realizan con la esperanza de obtener retornos futuros.

Tipos de proyectos de inversión.

Inversiones de “Nuevo negocio”.

Las inversiones del tipo “Nuevo negocio” incluyen a todo nuevo emprendimiento que comience de cero, es decir, que se invierte en un nuevo emprendimiento con el afán de obtener un retorno en el futuro. No existe una intención o acción de reemplazo sino de nuevo emprendimiento.

Inversiones de “Reemplazo de factores”.

Las inversiones del tipo “Reemplazo de factores”, tienen como objetivo el cambio de factores de producción o la mejora de un mismo factor para obtener ahorros de costos o de productividad.

Elementos característicos de todo proyecto de inversión.

Existen tres elementos característicos comunes a todo proyecto de inversión. Estos son los siguientes:

  1. Existencia de una erogación de capital
  2. Un retorno futuro en forma de flujo de fondos positivos.
  3. Un desarrollo de los elementos anteriores en el tiempo, en el que el primer elemento (la inversión) se produce generalmente (aunque no siempre) al comienzo del proyecto y el segundo (el retorno) se genera en el futuro.

Formulación de un proyecto de inversión

Formular un proyecto de inversión consiste en la búsqueda sistemática de un conjunto de antecedentes de carácter económico y técnico, con el fin de proveer una base de información para evaluar el proyecto.

Evaluación de un proyecto de inversión

Podemos afirmar lo siguiente sobre la evaluación de los proyectos de inversión:

Imagen 26. Evaluación de un proyecto de inversión.

En la evaluación de un proyecto se comparan los costos y beneficios asociados a este, para determinar si es conveniente invertir recursos en el proyecto, teniendo en cuenta los usos alternativos que pueden tener dichos recursos.

Proceso de formulación y evaluación del proyecto

El proceso de formulación y evaluación de un proyecto de inversión se puede dividir en dos partes:

Evaluación de proyectos

En la evaluación de proyectos de inversión, se deben realizar diversos estudios, con el fin de considerar que este sea factible de llevar a cabo.

Estudio técnico

Se trata de definir la función de producción que optimice la utilización de los recursos disponibles en la producción del bien o servicio deseado.

Imagen 28. Estudio técnico.
Estudio legal

Se trata de definir la inexistencia de trabas legales tanto en la etapa de inversión como en la ejecución del proyecto. Este tipo de limitaciones incluyen:

  1. Ambientales
  2. De localización
  3. En la publicidad
  4. En el uso del producto.
Estudio de mercado

Se trata de definir la viabilidad comercial, es decir, definir el mercado, a través del análisis de:

  1. Los proveedores para el proyecto
  2. Los competidores
  3. La forma de llegar a los clientes (a través de un distribuidor o venta directa)
  4. El tipo de cliente al que se trata de llegar
Imagen 29. Estudio de mercado.
Estudio administrativo y organizacional

Se trata de definir la estructura organizativa que permitirá la posterior operación del proyecto. Es la capacidad administrativa para emprender el proyecto.

Estudio económico-financiero

El objetivo aquí es ordenar y sistematizar la información monetaria que se ha generado en todas las etapas para determinar la rentabilidad del proyecto.

Imagen 30. Estudio económico-financiero.

La finalidad del estudio económico-financiero es reunir toda la información obtenida en los análisis previos (estudio de mercado – estudio técnico – estudio organizacional) y convertirla en términos monetarios para construir el flujo de fondos que será utilizado para evaluar la conveniencia del proyecto.

El flujo de fondos es una proyección que nos proporciona la información necesaria para saber si nuestro proyecto es rentable y, en el caso de requerir financiamiento, nos permite demostrar que tendremos la capacidad para atender los compromisos financieros.

Análisis de rentabilidad

Valor actual neto

Este método consiste en actualizar los flujos de fondos del proyecto en cuestión, descontandolos a una determinada tasa de interés (que es fijada por el inversor en base al costo de oportunidad del capital), comparando los ingresos y egresos del proyecto en un solo momento del proyecto (el actual)

Tasa interna de retorno

Por deducción podemos concluir que cuando el valor actual neto (VAN) es cero, se cubre exactamente la devolución del capital nominal más el retorno requerido representado por la tasa utilizada para descontar fondos al momento 0.

Es decir que la tasa requerida es exactamente la tasa del retorno del proyecto, sin remanentes ni déficit (en términos económico – empresarios, no se agrega ni se destruye valor)

La tasa interna de retorno es la tasa que provoca un VAN igual a cero. Es la tasa de rentabilidad del capital que se mantiene invertido en el proyecto y por los saldos que estén invertidos en cada momento.

Análisis de sensibilidad

Una manera sencilla de considerar las variaciones en los valores de las variables y su impacto en la rentabilidad del negocio, es realizar un análisis de sensibilidad.

Consiste en estudiar cuán sensibles son los indicadores de rentabilidad utilizados para evaluar el proyecto (TIR-VAN) al variar los valores de las distintas variables que componen el flujo de fondos, por ejemplo: el precio de venta del producto.

En conclusión…


Imagen 30. Resumen de la unidad 3. ¡Click!

Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos. ¡Los esperaremos en otro lugar del cosmos, viajeros!

Bibliografía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s